Horarios

Sáb.Dic.07 11:00 PM EST
Lun.Dic.09 11:35 PM EST
Mar.Dic.10 11:35 PM EST

Martín Onti: En búsqueda del alquimista culé

BARCELONA, España.- Un alquimista es precisamente lo que busca el Barcelona como santa solución a sus fundados problemas. A lo mejor el cerebro entrenado del que sufre entiende que el cambio de técnico conlleva la panacea de modificar elementos que traigan la dicha. Confiando en que como arte de magia la llegada de un nuevo estratega vaya a modificar la esencia del problema, Ernesto Valverde queda expuesto por casi todo el estamento blaugrana.
 
Desde directivos a aficionados, a través de jugadores y allegados cercanos, todo indica que el alivio de la tempestad deportiva en que duerme el Barcelona desde la salida de Josep Guardiola sólo tendrá calma toda vez que llegue un nuevo entrenador, como si eso fuese a modificar de raíz el profundo estado de estancamiento espiritual en que no sólo el Barça sino, además, los grandes equipos de Europa atraviesan.
 
En la vida, lo que suma o resta, dependiendo del punto de vista, es el carácter de los hombres para superar instancias adversas. Más allá de los atributos profesionales, en la condición que sea, el extra, el plus del alma, cuenta considerablemente, y en este aspecto los hechos deben ser juzgados por la diversidad de presiones que sufre un ser humano porque sino, luego, esas alternativas son las que terminan decidiendo situaciones límites.
 
Las situaciones límites, por otra parte, se alimentan y son definidas por el espíritu de superación de esos momentos difíciles que todos, en algún momento de nuestra existencia, hemos atravesado y donde la actitud de la que hablo ha sido la que nos ha salvado en el éxito o nos ha hundido en la miseria.
 
En resumidas cuentas, esto es el FC Barcelona hoy. Un cúmulo de factores que ya Ernesto Valverde parece no poder resolver, y es aquí, en este fatídico punto, donde los verdaderos culpables desaparecen de las cercanías del ‘Txingurri’ dejándole librado a su propia suerte con el mar embravecido de frente.
 
En defensa de aquellos ocultos ‘señalados’, se podría decir que más allá del pasotismo personal y la carencia de espíritu de cuna que les acompaña, el entorno del fútbol contemporáneo juega en contra de ellos, pero, en Europa, sobre todo, se debe tener en cuenta que el negocio es lo primero y que no estar al tanto de esto suena a incongruente si miran a su alrededor.
 
El posible arribo al banquillo culé de Ronald Koeman, el arriesgado de Marcelo Gallardo, el casi inviable de Mauricio Pochettino, y el ilusorio de Pep Guardiola, por ejemplo, no deberían ser tomados más allá de un contexto fantasioso que ayudaría circunstancialmente a un grupo de tenues, en donde los valientes como Marc-André ter Stegen quedan al descubierto por gritar verdades que la entidad azulgrana prefiere callar.
 
A lo mejor, va a ser que Ter Stegen y los que no le rehuyen al compromiso de tener cojones para capear lógicos temporales adversos, deben ir buscándose otro club donde los límites de compromiso sean de menor exigencia sin importar que los salarios que reciben les libran de no hacer otra cosa más que rendir a pleno de acuerdo a sus descabelladas cuentas bancarias. El cambio no se desafía con falsas alquimias, sino con la realidad que pocos se atreven a exponer, asumir y combatir.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!