Horarios

Guardiola y Klopp

Martín Onti: Defender la convicción

En la defensa de sus convicciones se movieron los partidos de ida en Champions League. Tanto en Old Trafford como en el Ámsterdam Arena todos cumplieron con sus premisas, o debiéramos decir con sus esencias futbolísticas. Esta fue la base de los dos encuentros en que aferrados a sus creencias, los equipos enfrentados fueron fieles a sus orígenes en búsqueda de un resultado.
 
La posesión del balón, el alma de este Barcelona con detalles ‘valverdianos’ de posicionamiento, fue ante el Manchester United la mejor herramienta para el control del juego. Quitarle la pelota es lo peor que se le puede hacer estratégicamente al conjunto de Ole Gunnar Solskjaer, puesto que de allí deviene la falta de espacio que los Red Devils necesitan para proponer su fútbol. Nadie resulta extrañado por un justo triunfo, el primero en la historia de los azulgrana en tierra roja mancuniana, que les da ventaja de cara a la vuelta en el Camp Nou, allí donde al menos el ambiente no les será tan hostil como en el teatro de los sueños que se cumplieron.
 
En Holanda, la experiencia de Cristiano Ronaldo le permitió a los de Massimiliano Allegri regresar a Turín con un valioso empate. ‘Los niños ganan partidos, pero los hombres ganan campeonatos’ solía decirse en relación a la inexperiencia que era superada por la sabiduría que dan los años en una profesión, y de verdad que lo de anoche en Ámsterdam no escapa al dicho. El Ajax y sus jóvenes fueron más ímpetu que aplomo. En eso ganó la Juventus que se mantuvo fiel a su ‘trade mark’. Las sombras del viejo Delle Alpi dará finalmente su última palabra la semana entrante y, honestamente, no creo que las apuestas se inclinen hacia los de Erik ten Hag en la ciudad de las brujas.
 
Dos partidos más en Champions League, el torneo más importante del mundo a nivel de clubes, y dos certificados más de una realidad inmodificable cuando de momentos límites se trata. Si bien se considera trascendental la consecución de objetivos, estos deben ir acompañados por la convicción que la esencia otorga y demanda en situaciones puntuales.
 
Queda a deber el temor de Josep Guardiola; se confirma la sabiduría de Jürgen Klopp; crece la templanza de Ernesto Valverde, y se afianza la paciencia de Massimiliano Allegri. Siete días de espera para cuatro semifinalistas que acarician esa instancia con la confianza que la convicción les ofrece de cara al Wanda Metropolitano.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!