Horarios

La UEFA cambia la distribución del dinero y de las plazas de la Champions

MÓNACO.- La UEFA ha dado un paso muy astuto para evitar la fuga de los grandes clubes de la Champions hacia una nueva competición organizada por ellos mismos. Han cambiado la distribución de las plazas garantizando más presencia de las ligas grandes, algo que en algunos sectores de Europa consideran inaceptable.
 
Hace unos meses tomó fuerza la idea de que los organizadores de la International Champions Cup (ICC), el torneo de verano que se realiza por varias partes del mundo, planeaban saquear a la UEFA y cumplir el deseo de los clubes más ricos. 
 
Por un lado estaban equipos como el Manchester United, Liverpool, Inter y Milan, a quienes se les está haciendo muy difícil clasificarse a la Liga de Campeones, y por el otro están el Bayern, el Barça, el Real Madrid y la Juve, quienes están un poco frustrados de tener que enfrentarse a rivales de quinta categoría como el Rostov, el BATE Borisov o el Copenhague.
 
 
Los organizadores del ICC tienen en mente arreglar un torneo donde todos esos grandes tuvieran su participación garantizada en una clara afrenta contra el niño mimado de la UEFA, la Champions, la mayor fuente de sus ingresos.
 
Pues las autoridades del futbol europeo se han llamado a capítulo y han modificado la manera en que se entregarán las plazas a partir del 2018 para ayudar un poco a esos que ahora lo tienen demasiado difícil por causa de sus propias crisis deportivas.
 
La medida más llamativa es que las cuatro primeras ligas en el ranking continental clasificarán directamente a sus cuatro primeros puestos a la fase de grupos. Esto significa que de los 32 conjuntos que comienzan en la Champions en septiembre justo la mitad serán de España, Inglaterra, Alemania e Italia, si estos torneos mantienen sus puestos en el ranking.
 
 
En las ligas más pequeñas de Europa consideran esto como una decisión inaceptable porque limita la participación de sus conjuntos y creen que el torneo se desvirtúa de una verdadera “Liga de Campeones”. El cuarto clasificado de la Serie A siempre estará presente, mientras que, por citar un ejemplo, al campeón de Dinamarca se le va a complicar aún más poder clasificarse.
 
Otra de las medidas que ha irritado a estas ligas es que ahora en el coeficiente que ubica a los equipos en el ranking tendrá mucha influencia el éxito histórico de sus clubes. Por ejemplo, los nueve títulos que han ganado entre el Barça y el Madrid desde la formación de la Liga de Campeones en 1992 tendrán un peso mayor que el solitario título que el Ajax ganó para Holanda en 1995. Hasta el 2018 seguirán pesando los resultados en Europa de los clubes de cada liga en las cinco temporadas más recientes.
 
 
La repartición del dinero es un tema que también le preocupa a los clubes y la UEFA no se mantuvo ajena a estas charlas. Todavía no está definido cómo se distribuirán las ganancias a partir del 2018, pero con la participación de más clubes grandes, o comercialmente atractivos, sí está garantizado que habrá más pasta para todos.
 
Por ejemplo, el año pasado el Real Madrid, el campeón de la Champions, ganó menos por este título que los primeros 11 equipos en la tabla de la Premier League, donde ya ha entrado en vigor un contrato por tres años de 5,14 miles de millones de libras.
 
Karl-Heinz Rummenigge, presidente del Bayern Munich y de la Asociación Europea de Clubes, se mostró complacido por las reformas y cree que es un paso clave para que la comunidad futbolística del viejo continente continúe unida.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!