Horarios

Dom.Sep.26 1:30 PM EDT
Dom.Sep.26 11:30 PM EDT
Dom.Oct.03 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 1:30 PM EDT
Dom.Oct.17 5:55 PM EDT
Sáb.Oct.23 9:00 PM EDT
Dom.Oct.24 1:30 PM EDT
Dom.Oct.31 2:30 PM EDT

La metamorfosis de Cristiano y su evolución a delantero centro

MADRID, España.- La afición madridista entendía que el momento requería otro fichaje galáctico. El equipo venía de lograr un doblete histórico tras alzarse con el título de Liga y lograr la Champions por segunda temporada consecutiva, convirtiéndose en el primero en hacerlo. 

Y Kylian Mbappé respondía a los parámetros de estrella que demandaba la afición: futbolista joven, habilidoso, rápido y con gol, toda una promesa que llegaría para mejorar el potencial de un equipo que logró cinco títulos de seis posibles —le faltó la Copa del Rey— en una temporada para la historia. 

Pero Zinedine Zidane, que ha sido una estrella y sabe de qué va esto, decidió hacer caso omiso a las plegarias del respetable y pensar qué era lo mejor para el futbolista más determinante de su plantilla: Cristiano Ronaldo

La edad no perdona y es lógico que la chispa que tenía Cristiano años atrás se ha perdido, pero el francés comenzó entonces una programación con la ayuda de su cuerpo técnico para no solo no perder, sino para reforzar aquello en lo que el luso destaca más: en el gol, en ser un killer del área. 

Y acertó. Al plan de Zizou le dio forma Antonio Pintus, preparador físico del club, y el momento del portugués ha llegado. Después de tantas críticas por haber anotado tan solo cuatro goles en la primera vuelta de la Liga y por haber tirado la competición, al igual que la Copa, el momento de CR7 ha llegado. 

El portugués ya no disputa el 100 % de los partidos, Zidane suele darle descanso antes de las grandes citas y, no preocupado por ello porque ahora sí lo entiende, Cristiano se ha erigido en una bestia temible en Europa.

A su idilio con la competición de las estrellas ahora le ha sumado su capacidad para actuar como 9, una faceta en la que apenas interviene en el juego del equipo —se encargan Modric, Kroos, Isco y/o Asensio— pero en la que es la última pieza del puzzle en todos los escenarios, la que remata y logra los goles que valen títulos. 

Zidane quiso que el propio jugador se diese cuenta de que el declive era cuestión de tiempo y que en él estaba remediarlo. Ahora ya no se desgasta tanto físicamente, sus acciones de máximo esfuerzo se han reducido pero son más determinantes. Cristiano entendió que iría perdiendo velocidad punta con el paso de los años pero lo que sí podía trabajar era la velocidad de reacción, el chut en el área o la potencia del salto entre otros aspectos.

Y es que con Karim Benzema como su mejor aliado, la voracidad de Cristiano en el área está batiendo récords que él mismo había registrado. Se ha convertido en el primer jugador en la historia de la Liga de Campeones en marcar en 10 partidos consecutivos (15 goles) y si el Madrid se ha erigido como una fuerza divina por encima del resto ha sido gracias a sus goles, a su reconversión a delantero centro. 

Zidane le confesó en una ocasión que el Balón de Oro seguiría persiguiéndole porque los goles son los mejores jueces de este deporte, y con esta reconversión Cristiano estaría siempre en el ojo de la cámara. 18 goles en la segunda vuelta y todo un paseo en la Champions están haciendo del portugués un jugador de época. 

Quizás ahora se entienda un poco más por qué era él mismo quien salía al paso de los medios para alegar que era el mejor futbolista de la historia. Quizás no era necesario, pero los aplausos que recibió este martes del estadio de la Juventus fueron su mejor halago. Por fin ha encontrado en Europa el cariño que necesitaba. 

A base de correr menos, a base de participar menos en el juego, pero a base de goles, de muchos, los que hacen del Real Madrid un claro candidato a volver a levantar la Champions League. 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!