La Máquina Celeste vive una maldición que no le permite ser campeón desde hace casi 20 años.