La lucha libre ha llegado y el estado de Florida lo sabe, por ello los fanáticos no pudieron resistirse y aprovecharon para convivir con los luchadores así como comprar souvenirs de todo tipo.