Al mediocampista de Tigres le llueve sobre mojado en su familia, en el Tri y hasta en su carrera como futbolista, y no estamos hablando de su bronca con Miguel Ponce.