Tom Brady no perdió la oportunidad de aparecer en la presentación del nuevo auto de la Escudería Aston Martin, que reaparece después de 60 años.