Amo y señor, el golfista estadounidense volió a saborear la gloria que alguna vez tuvo hace 15 años, cuando dominaba esta disciplina.