Jordan Bell, basquetbolista de los Warriors quiso hacer una broma que al final le salió muy cara tanto en lo económico como en lo profesional.