Fidel Kuri, dueño de los Tiburones Rojos, está en el ojo del huracán, luego de la sanción de la FIFA, la crisis y la renuncia del uruguayo.