La escuadra de Oceanía todavía ni se acomodaba en el terreno de juego cuando recibió el primer tanto en contra frente a Senegal.