Mientras que el crack del Barcelona celebraba su cumpleaños, el seleccionado uruguayo se robaba los reflectores al igual que el equipo femenil.