Los aficionados peruanos y chilenos protagonizaron su propio clásico en las tribunas y afuera de la Arena do Gremio con mucha pasión y color.