Los campeones del Super Bowl celebraron con sus fans bajo el frío, pero un incidente los dejó más helados.