Diego Ramírez y Diego Lainez aseguran que el equipo quedó a deber pues no ganaron ni un solo partido del Mundial Sub-20.