Esta fusión entre el fútbol y el vóleibol es muy popular en tierras brasileñas, donde incluso tienen escuelas para jugarlo como un profesional.