Chelsea y Arsenal sellaron sus boletos a la Final de la Europa League, y dejaron en claro que el fútbol británico está en la cima.