El comentarista cumplió su castigo y se puso a las órdenes del ex futbolista por un día.