La fortaleza mental de los jugadores de Real Madrid hacen de este equipo una aduana sumamente complicada de derrotar y así lo demuestran siempre.