El intercambio de jugadores durante la época de verano podría ser la más alta en la historia del fútbol y hay varios peces gordos en el agua.