La plantilla de Barcelona aceptó la reducción de salarios durante la crisis del coronavirus, aunque se desconocen los términos del acuerdo.