La Torre Eiffel atestiguó un partido con leyendas del fútbol, al que se sumó el presidente de la FIFA, Gianni infantino, quien quedó a deber .