El catalán cuenta cómo es vivir bajo el ojo del huracán cuando estás al mando de un equipo como el Barcelona y en una liga competitiva.