La Selección Mexicana, acostumbrada a jugar encuentros fáciles en territorio estadounidense, tuvo que salir a Europa, obligado por la pandemia.