Junto con su agente, Jorge Mendes, CR7 no vaciló en soltar una estratosférica cantidad para ayudar a tres hospitales de su natal Portugal.