Con esta afirmación queda claro que la Liga MX y el fútbol europeo tienen mucho más en común de lo que uno pudiera pensar.