El dueño de los Tiburones Rojos peleará para evitar que su equipo viva el peor de los escenarios en la junta de dueños de este martes.