La afición del PSG se ha caracterizado por insultar últimamente a sus rivales de una manera distinta y con Piqué no fue la excepción.