El enojo del francés, quien llegó a las Águilas con bombos y platillos, parece que ha sido su condena en Coapa y en el fútbol mexicano.