Hermosillo no quiere ser pisoteado por nadie, el Canelo cuida su forma y en Telemundo se vive un Halloween terrorífico de verdad.