Al Barcelona le llueven jugadores, pero sin la "bendición" de Messi nadie puede jugar con los catalanes y el caso de Haaland, es un misterio.