Erling Haaland, el chico maravilla del que todo mundo habla, hizo lo propio al meter a su equipo a cuartos de final de la Champions League.