La emoción del fútbol continental llegó hasta la ciudad de Florida donde el Clásico del Pacífico se vivió con gran intensidad.