Durante años las selecciones en Centroamérica se han quejado de que a los equipos grandes, el arbitraje los beneficia, pero ¿qué tan cierto es?