El ganar el Preolímpico tiene un valor simbólico para los jugadores, ya que haber llegado a los Olímpicos, significa una nueva oportunidad.