Un espectáculo tan emocionante como violento, pero que ha ganado terreno a deportes más tradicionales.