El poste fue el principal aliado del Bayern, porque de no haber sido por él, PSG se hubiera marchado de perdido, con un empate