Ya sea que Raúl González o Joachim Löw lleguen al banquillo del Real Madrid, ambos tendrán una gran tarea: Lidiar con el ego de los futbolistas.