El ex futbolista analiza y critica la pasión con la que vive Miguel Herrera los partidos del América.