La escuadra teutona fue contundente en su partido de octavos de final ante las nigerianas y se colocó sin problemas en la siguiente fase.