El delantero mexicano del Wolverhampton está imparable y está convertido en rey del viejo continente.