En el seno del cuadro blaugrana siguen sin ponerse de acuerdo ante la crisis que podría dejar a los culés con dos meses sin salarios.