El delantero portugués del Real Madrid fue homenajeado en su ciudad natal, donde una estatua de él provocó gran revuelo.