Al final del partido entre PSG y Bayern, el sentimiento de muchos jugadores bávaros era de tristeza y zozobra.