Una extraña renovación en su contrato fue la de Kevin De Bruyne, quien contrató unos expertos de 'big data' para calcular su valor y negociar.