Messi usa el poder y peso de sus redes sociales en apoyo al boicot de las redes por parte de los futbolistas y equipos de la Liga Premier.