Los equipos más grandes exigen que la UEFA no le quite el castigo por incumplir con el fair play financiero.