Después del Clásico llegaron las culpas y a algunos jugadores la afición les pegó duro, pero también las mentiras tarde o temprano salen a flote.