Una huelga histórica dejó a la MLB en crisis, al dejarla tras 90 años sin jugar la Serie Mundial, algo que la afición no perdonó tan fácil.